En Blog

En las redes de distribución eléctrica es necesario utilizar transformadores para poder suministrar corriente con las características adecuadas que no supongan un riesgo para las instalaciones y equipos que se pongan en marcha con energía eléctrica. Los transformadores son equipos que pueden aumentar o disminuir la tensión eléctrica sin alterar la potencia de la corriente, es decir, la potencia que ingresa al equipo es igual a la potencia de salida sólo que la corriente presenta en ambos casos una tensión eléctrica distinta. Hoy en día existe una gran variedad de transformadores, pero los que son cada vez más utilizados gracias a que disminuyen el peligro de incendio y contribuyen a reducir la contaminación del medio ambiente, son los transformadores secos.

Un transformador seco, al igual que los transformadores convencionales, es utilizado para reducir las tensiones de distribución eléctrica de las corrientes suministradas por las compañías a niveles de baja tensión, ello para la distribución de potencia en aplicaciones industriales  y en edificios públicos, oficinas y subestaciones de distribución. Su uso en este tipo de aplicaciones resulta ideal ya que se trata de equipos que pueden ubicarse cerca del punto donde se utilizará la potencia, característica que permite optimizar el diseño del sistema ya que contribuye a reducir los circuitos de baja tensión y alta intensidad a través de ahorros en pérdidas y conexiones de baja tensión.

Además, como hemos mencionado, los transformadores secos son seguros y amigables con el ambiente, presentan robustez mecánica y un excelente comportamiento a los cortocircuitos. Es precisamente gracias a la robustez de los transformadores de este tipo que su uso ayuda a eliminar el peligro de fugas de líquidos aislantes, lo que a la vez elimina el peligro de incendio y explosiones tanto en aplicaciones interiores como en exteriores, de ello que en varios países su uso sea obligatorio en subestaciones eléctricas de edificios públicos.

Los transformadores de tipo seco se encapsulan al vacío con resinas, por lo que son resistentes a la humedad y pueden operar correctamente en ambientes muy húmedos o que presentan altos niveles de contaminación, llegando a operar sin ningún problema en entornos con un nivel de humedad superior al 95% a temperaturas por debajo de los 25°C bajo cero. Otras de las ventajas que representa su uso es que, al ser de dimensiones reducidas, requieren menos espacio que otros tipos de transformadores y pueden instalarse prácticamente en cualquier lugar; para su instalación no se requieren grandes trabajos de ingeniería ni se tienen que equipar con elementos de seguridad especiales como aparatos para detección de incendios.

El tiempo de vida de los transformadores secos es mayor a otros equipos ya que presentan un bajo envejecimiento térmico y no necesitan mantenimiento, características que los hacen una excelente opción en términos económicos. De la misma manera, la reducción de pérdidas de carga que ofrecen al poder instalarse cerca del lugar de consumo contribuye a ahorrar en gastos. En cuanto al cuidado del medio ambiente que permiten este tipo de equipos encontramos que, al eliminar el riesgo de fugas no existen compuestos contaminantes que se liberen a la atmósfera y sus materiales se pueden reciclar. Los modelos disponibles actualmente tienen también la característica de ser autoextinguibles, tener alta resistencia a los cortocircuitos y sobrecargas y resistencia a condiciones de balance o vibraciones por lo que se pueden utilizar en lugares de alta actividad sísmica.

Un transformador seco se compone de un núcleo, por lo regular compuesto de láminas de acero al silicio con alta permeabilidad magnética, lo que lo vuelve altamente eficiente pues como es sabido, el funcionamiento de los transformadores se basa en los principios de la inducción magnética. Además, estas láminas son de grano orientado y se laminan en frío, lo que da como resultado que los equipos presenten baja corriente de excitación y bajo ruido. El núcleo de los transformadores secos pueden encontrarse enrollados o acorazados de tres piernas de forma octagonal, los que se tratan térmicamente para revelar esfuerzos y restablecer las propiedades magnéticas de los materiales empleados, y cuentan con hierros distribuidos para evitar pérdidas indeterminadas en vacío. También pueden encontrarse en forma de columna o apilados, con una configuración de tres piernas con diferentes cortes según las necesidades particulares del proyecto.

Las bobinas de este tipo de transformadores tienen conductores de cobre de grado electrolítico con recubrimientos aislantes de resina de polivinilo modificada o fibra de vidrio, mientras que los conductores de aluminio son de grado eléctrico y se encuentran en lámina desnuda o en conductor rectangular. Los aislamientos de las bobinas soportan altas temperaturas y cuentan con ventilación proporcionada con una estructura aislante de propiedades térmicas y dieléctricas de laminaciones de fibra de vidrio. En cuanto al gabinete, se fabrica de lámina de acero con un acabado en pintura horneada anticorrosiva. Opcionalmente pueden contar con ahorradores de energía para ofrecer un tiempo de vida superior y mayor capacidad de sobrecarga, beneficio que se ve relejado en los costos de operación más bajos. Asimismo pueden contar con filtros electrostáticos para proteger los equipos de ruido eléctrico y voltaje de alta frecuencia, esto mediante una pantalla adicional de cobre o aluminio.

En Asesores en Alta Tecnología contamos con transformadores secos en marcas como ETTECH, IG FORTEC y SIEMEN para baja y media tensión en todas las capacidades kVA, con conexión delta-estrella o estrella-estrella y devanados de aluminio cobre. Si estás buscando un transformador seco de alta calidad visita nuestro catálogo en línea en el que encontrarás los detalles de los productos que ponemos a tu alcance.

Publicaciones recientes

Solicita una cotización aquí

Comience a escribir y presione Enter para buscar

Restaurador OSMRestaurador eléctrico