En Blog

Uno de los principales componentes en los circuitos eléctricos son los transformadores, que se utilizan para elevar o para disminuir las fuerzas de tensión en la potencia; en los equipos de alta eficiencia podemos encontrar un incremento considerable en la capacidad operativa del sistema, que permite reducir al mínimo las pérdidas de energía y los costes operativos, por lo que son de gran utilidad para un sinnúmero de instalaciones.

El uso del transformador de energía lo debemos al fenómeno descubierto por Michael Faraday denominado inducción electromagnética en 1831, este mismo científico inventó el primer transformador de energía en 1884 permitiendo un avance sorprendente respecto a la transmisión y distribución de la energía eléctrica, y para 1886 en Great Barrington, Massachusetts se comercializaba el primer sistema de corriente alterna con un transformador.

La misión de esta máquina eléctrica estática es incrementar o disminuir la tensión en circuitos eléctricos; cuando la tensión es elevada para incrementar la tensión, el transformador se convierte en un elevador, pero cuando reduce la tensión, el transformador se vuelve reductor. Además, es un componente indispensable en los sistemas eléctricos, cuya misión es generar, transmitir y distribuir la energía, en estos sistemas el transformador lleva la electricidad desde un lugar distante hasta el centro de consumo, y en estos también pueden optimizar la distribución de corriente alterna con los niveles de tensión adecuados.

Los transformadores simples se forman por dos bobinas sobre un núcleo cerrado, que suele ser de acero al silicio, pero para operar requieren de otros componentes que le son de ayuda para monitorear la temperatura, enfriar el sistema y conseguir una operación segura, que se utiliza en aislamientos, herrajes, conexiones, radiadores, tanques y medidores de temperatura y presión.

El núcleo del transformador es formado por láminas delgadas de acero, que durante su operación presentan pérdidas de energía conocidas como pérdidas en el hierro; si el laminado del núcleo es de menor espesor o más delgada, la eficiencia del transformador aumenta. Por su parte, las bobinas son alambres o láminas de cobre, que se encuentran enrolladas en el núcleo y que también sufren de pérdidas (por efecto Joule) debido a la pequeña resistencia de la bobina ante el paso de corriente eléctrica; esta resistencia se puede disminuir al utilizar mayor cantidad de cobre, con lo que el calor generado en el transformador es menor y su eficacia es mucho mayor.

Ante las alternativas que encontramos en el mercado, elegir el transformador más adecuado para un negocio o industria requiere de un análisis exhaustivo, en el que se deben tomar en cuenta las necesidades del proyecto a realizar o de las funciones y labores de la industria, por lo que es necesario tomar en cuenta desde los costos de adquisición y mantenimiento, hasta el posible daño medio ambiental que puedan ocasionar y que sean causales de una sanción o multa para la empresa.

Los transformadores de alta eficiencia son aquellos que cuentan con una mayor cantidad de cobre en la bobina y una lámina más delgada en el núcleo, ambos factores son los que disminuyen las pérdidas de energía, así como el calor que se genera en el calentador. El transformador de alta eficiencia, en comparación con uno convencional puede tener un precio de adquisición más elevado, pero brindar mejores condiciones de operación, con lo que se puede recuperar rápidamente la inversión; son recomendables para las instalaciones nuevas, pero también pueden utilizarse para reemplazar a los sistemas convencionales, especialmente cuando han llegado al final de su vida útil, por lo que podemos aprovechar para reemplazarlos por un sistema de alta eficiencia, que tienen un tiempo de vida útil de más de 30 años.

Por otro lado, un equipo de alta eficiencia es reciclable y ayuda a proteger al entorno ambiental, pues se requiere un menor uso y quema de combustible fósil para la generación de energía eléctrica, con lo que se reducen las emisiones de carbono.

Estos sistemas utilizan devanados de cobre, que son los preferidos por sus cualidades de eficiencia, baja resistencia a la corriente eléctrica, maleabilidad y ductilidad, además de que al generar menos calor, su vida útil es mayor, al igual que su desempeño.

En las industrias donde se requiere el uso y optimización de la energía eléctrica es de gran importancia la reducción en los costes de los productos y servicios, por lo que el uso de maquinaria de mayor eficiencia es indispensable, tanto que las nuevas industrias invierten en la adquisición de equipos de transformación de alta eficiencia para el desarrollo de nuevos proyectos eléctricos; del mismo modo, las industrias o empresas socialmente responsables con el medio ambiente y las que buscan reemplazar la maquinaria vieja con sistemas de mayor eficacia y menor impacto medioambiental, están buscando transformadores de alta eficacia que reemplazan a los de eficiencia estándar, aun cuando muchos de ellos aún sean funcionales y les queden algunos años más de vida, debido a los beneficios energéticos que se pueden obtener con equipos de características técnicas superiores gracias al uso de devanados de cobre, que además permiten el ahorro de energía, reduciendo el consumo y las tarifas de cobro, así como la generación de los gases de efecto invernadero que tanto daño provocan en nuestro planeta.

En Asesores en Alta Tecnología, nuestra misión es proporcionar los mejores servicios para las industrias en cuanto a medición, optimización del suministro energético, restauradores de electricidad y muchos otros servicios, promoviendo la investigación, el ahorro y la eficacia, que han tenido como resultado la satisfacción de cientos de clientes que han confiado en nuestros servicios.

Publicaciones recientes

Dejar un Comentario

*

Comience a escribir y presione Enter para buscar

equipo compacto de medicionarteche