En Restaurador eléctrico, Restaurador OSM, restauradores

Si van a iniciar una industria en la que es crucial el uso de un restaurador eléctrico, es clave que seleccionen el adecuado. Para ello, conozcan las siguientes preguntas frecuentes que los ayudarán a entender mejor este dispositivo.

¿Qué son los restauradores?

Se trata de interruptores eléctricos de alto voltaje que operan de manera automática. Se asemejan a los disyuntores en las líneas eléctricas doméstica ya que desactivan la energía cuando ocurren dificultades, por ejemplo, cortocircuitos. La diferencia entre ambos es que los disyuntores requieren reinicios manuales mientras que los restauradores prueban sin intervención las líneas para corroborar si el problema ha sido resuelto. Si se trata de un fallo temporal, se reinicia y restaura la energía.

Se usan en todo el sistema de distribución, desde las subestaciones hasta los postes que pueden observar en calles o áreas industriales. Pueden encontrarse en versiones monofásicas y pequeñas o trifásicas de mayores dimensiones para su uso en líneas de alto voltaje.

¿Por qué utilizarlos?

Son un elemento básico en industrias y compañías de luz de todo el mundo ya que permiten lograr un objetivo crucial: brindar a los clientes o instalaciones la máxima continuidad de electricidad de forma sencilla y accesible. Para lograrlo detectan sobrecorrientes, interrumpen corrientes de falla y restablecen la línea tras una interrupción temporal y cerrando automáticamente. En el caso de existir una falla permanente, se abren tras un número de operaciones predeterminado (usualmente hasta cuatro) y aíslan la sección que presenta fallas.

Además de esta función ventajosa, permiten ahorros considerables de dinero y tiempo a las industrias y compañías de luz, gracias al restablecimiento que brindan después de uno o dos parpadeos. Para interrupciones que necesitan atención de reparadores, minimizan la zona de interrupción y ayudan a que el problema se detecte de forma rápida. De no ser por la confianza que ofrecen, una gran variedad de equipos cotidianos como computadoras, líneas de ensamblaje, bombas, etcétera, serían poco o nada prácticos. Lo que permite que los consumidores ahorren en daños potenciales ante los cortes de energía constantes.

¿Cómo funcionan?

El funcionamiento de los restauradores puede entenderse con claridad si se consideran los siguientes pasos:

  1. Detecta cuando ocurre un fallo y desconecta la alimentación de forma automática.
  2. Posteriormente y en un parpadeo, enciende la alimentación, pero si la dificultad persiste, la vuelve a desconectar.
  3. Si el problema continúa tras tres intentos, el restaurador eléctrico lo interpreta como permanente y se mantiene apagado.
  4. Cuando el paso anterior ocurre, se debe reparar el fallo en la línea y reiniciar el restaurador para restablecer la energía.

¿Cuáles son las fallas temporales?

La mayoría de las fallas en las líneas de alto voltaje son temporales, es decir, pueden eliminarse si la corriente es cortada antes de que ocurran daños permanentes. Ejemplos típicos son:

  • Aves, reptiles, entre otros animales pequeños que se mantienen entre una superficie conectada a tierra y una línea energizada.
  • Ramas de árboles.
  • Relámpagos sobre un aislante.
  • Conductores que se tocan por efecto del viento.
  • Cambios de sobretensiones que parpadean sobre un aislante

En base a observaciones y datos estadísticos, se determinó la necesidad de implementar una función de disparo y recierre. Si la línea pudiera ser abierta de manera momentánea, es probable que un cierre posterior sea conveniente ya que para entonces, la causa del problema se habría ido. El restaurador al implementar esa función, elimina las interrupciones largas en sistemas de distribución a causa de las fallas señaladas.

¿Qué tipos existen?

Se pueden encontrar modelos monofásicos, que se usan para proteger líneas monofásicas como tomas o ramas de los alimentadores trifásicos. Al presentarse una falla permanente de fase a tierra, puede bloquearse una fase mientras el servicio se mantiene a los dos tercios restantes del sistema.

Debido a que son más ligeros que los trifásicos, comúnmente son montados en el poste de manera directa o en la estructura de acero de la subestación por medio de un soporte integrado que elimina la necesidad de recurrir a un marco de montaje. Pueden regularse con un control hidráulico que se integra en el tanque del restaurador o uno electrónico ubicado en un área separada.

También se encuentran los restauradores trifásicos. Se usan en circuitos trifásicos para optimizar el sistema y donde es necesario el bloqueo de las tres fases para las fallas permanentes y evitar la fase única de cargas trifásicas. La selección del adecuado se basa en criterios como medio de aislamiento e interrupción, clasificaciones eléctricas necesarias y controles electrónicos o hidráulicos.

Los restauradores de mayores dimensiones utilizan el modo de disparo y bloqueo trifásico. Para cualquier falla, ya sea trifásica, monofásica a tierra o fase a fase, se abren todos los contactos para las operaciones de disparo. Las tres fases operan por un mismo mecanismo y están unidas para las aperturas y recierres. Para su montaje puede usarse un marco de subestación o uno de montaje en poste.

¿Cuáles son los tipos de controles existentes?

Los controles son los que posibilitan detectar sobrecorrientes, gestionar las funciones de apertura y recierre, temporizar y boquear el restaurador eléctrico. Existen dos tipos:

  • Control hidráulico. Se utiliza en casi todos los restauradores monofásicos y en algunos trifásicos. Posee una bobina de disparo que detecta sobrecorrientes y se conecta en serie con la línea. Cuando las sobrecorrientes pasan a través de la bobina, se introduce en ella un émbolo que abre los contactos. La secuencia y el tiempo se obtienen con el bombeo de aceite por las cámaras hidráulicas separadas. Para los restauradores de menores dimensiones, resortes proveen la energía de reconexión. Los más grandes poseen un solenoide que los cierra.
  • Control electrónico. Estos son alojados en un gabinete separado y permiten modificaciones en la configuración de operación. Existen muchos accesorios para optimizarlo y resolver varias dificultades de operación. A diferencia del control hidráulico, ofrecen mayor flexibilidad, pueden personalizarse y poseen funciones avanzadas de automatización, protección y medición. Suelen usar un software desde el que es posible ajustar el control, registrar información de valor y definir parámetros de comunicación. Se usan en la mayoría de los restauradores trifásicos desde hace más de 3 décadas y han presentado avances notables.

¡Contáctennos!

Ahora que ya conocen mejor los restauradores, pueden hacer una compra y uso prudentes para sus instalaciones industriales. No olviden adquirir un ejemplar de calidad como el restaurador OSM con una empresa que tenga amplia experiencia. En Asesores en Alta Tecnología encontrarán una solución adecuada a sus requerimientos. Marquen al (81) 8357 4493 o (81) 8365 0229 para más información.

Publicaciones recientes

Solicita una cotización aquí

Comience a escribir y presione Enter para buscar

Transformadores