En Blog

Los transformadores son dispositivos eléctricos fundamentales en todas las redes de distribución de energía. Al conectarlos a la red puede aumentar o disminuir la tensión del flujo eléctrico, manteniendo su potencia para no afectar a dispositivos o a la misma red. Actualmente, se fabrican principalmente para uso en la intemperie, montados en uno o dos postes con aisladores.

Para resistir las condiciones exteriores son construidos con materiales de alta resistencia y en la zonas costeras, húmedas y corrosivas se utilizan pinturas especiales. Es por ello por lo que el diseño y construcción de un transformador se basa en normas de las compañías de distribución eléctrica internacionales, así como también la reglamentación y normativas ampliamente conocidas en las industrias.

En la actualidad, el uso de un transformador cumple un rol muy importante en el suministro eléctrico. Una falla técnica en su funcionamiento puede generar enormes inconvenientes para una empresa, las industrias o hasta en una zona residencial, ya que todos utilizan por igual el servicio eléctrico en sus actividades cotidianas.

Al momento de adquirir un trasformador para su red eléctrica se deben asegurar de que el equipo debe cumplir con las normas internacionales y las especificaciones que se establecen por la Comisión Federal de Electricidad, que en México funge como distribuidora de energía. Asimismo, se debe considerar la tensión de la línea en donde se instalará el equipo, ya sean de alta o de baja tensión.

Las líneas de alta tensión tienen una tensión nominal que es mayor a los 1000 volts y se dividen en tres categorías: media tensión que va de un kilovoltio a 50 KV, alta tensión de 50 KV a 300 KV, muy alta tensión de 300 KV a 800 KV y ultra alta tensión que es superior a los 800 KV. Las líneas de baja tensión tienen una tensión nominal menor o igual a 1000 volts en corriente alternar y 1500 volts de corriente continua.

También se debe tener en cuenta la potencia que se necesita para abastecer la instalación y saber si existe factibilidad técnica de la línea. Con estos tres factores pueden elegir un equipo que se adapte realmente a las necesidades operativas de sus procesos y maquinarias.

Otro factor importante que deben tener en cuenta para garantizar el adecuado funcionamiento de uno o varios transformadores es que cumplan los siguientes requisitos, ya que así podrán disminuir considerablemente la probabilidad de una falla técnica o errores debido a una mala instalación.

En primer lugar, antes de su instalación deben ser almacenados en un ambiente limpio y seguro, libre de daños y golpes. Las piezas de repuesto también deben recibir el mismo almacenamiento. Cuando el transformador es montado a la altura es aconsejable asegurar la estructura de montaje de acuerdo con el peso del equipo, para evitar movimientos inesperados o que pueda caer con algún movimiento.

De igual manera durante la instalación se debe verificar y asegurar la desenergización de las líneas eléctricas al momento del montaje a fin de evitar cualquier tipo de accidentes. Así como su manipulación, montaje y conexión debe hacerse por personal capacitado y con experiencia en el tema, ya que se maneja voltajes que pueden ser peligrosos si no se toman las medidas necesarias.

Todos los transformadores, ya sea instalados en la altura o colocados al piso dentro de un almacén requieren de una buena circulación de aire para su refrigeración. En por ello por lo que desde su instalación se debe verificar que cuente con la ventilación y espacio suficiente para evitar el sobrecalentamiento.

Para una adecuada instalación los conectores de los conductos de alta y baja tensión deben conectarse firmemente para evitar que su peso o el movimiento de los cables por el viento puedan desprenderlos. De igual manera, los cables no deben quedar muy tensos para no producir daños en los aisladores y empaquetadores.

Recuerden en todo momento que para la instalación, mantenimiento y cuidado de un transformador el personal debe utilizar el equipo apropiado y tomar las medidas de seguridad básicas para evitar accidentes y daños al transformador y a los técnicos. Dependiendo el tipo del transformador el mantenimiento debe ser más o menos periódico.

La industria eléctrica, al igual que otras industrias, se enfrentan cada día a nuevas exigencias. Sobre todo por el aumento de consumo energético de la población y la introducción de nuevos métodos para la producción. Esto ha tenido como consecuencia la implementación de nuevas innovaciones que buscan garantizar y optimizar el adecuado funcionamiento de los equipos, por ello se deben tener en cuenta todas las variables necesarias para elegir el transformador adecuado para sus empresas.

Tipos de mantenimiento para los transformadores

El análisis y monitoreo periódico de un transformador es una tarea fundamental para conocer el estado del equipo y detectar posibles fallas antes de que puedan significar un riesgo para las operaciones, por ello es por lo que es fundamental establecer un programa de mantenimiento para el transformador.

Este programa debe incluir pruebas de aceite, donde se mida su rigidez dieléctrica, análisis fisicoquímico, cromatografía de gases, contenido de inhibidor y el factor de potencia al aceite. También se deben realizar pruebas eléctricas que incluyen una relación de transformación, resistencia de devanados, resistencia de aislamiento y factor de potencia. Existen dos tipos de mantenimiento, el preventivo y el correctivo.

El preventivo es una herramienta clave para monitorear el estado del transformador y obtener información relativa en cuanto al estado del aceite y la detección de las fallas en el equipo. Es una pieza fundamental de cualquier programa de mantenimiento a la red eléctrica. Entre las tareas básicas que conforman este mantenimiento está el termo filtrado al vacío del aceite, la regeneración del aceite dieléctrico, el lavado y secado de la parte activa y el cambio e implementación de otros accesorios y elementos que pueden desgastarse con el uso.

Por otra parte está el mantenimiento correctivo que se realiza cuando es necesaria la reparación en el transformador en caso de fallas o de un mal funcionamiento. Es importante reparar inmediatamente las fallas, como los cambios de bobinas, empaques o el aceite dieléctrico, pintura general del transformador o la repotenciación y reemplazo de instrumentos o accesorios de la unidad.

En Asesores en Alta Tecnología pueden encontrar el equipo ideal para su instalación eléctrica. Somos una empresa especializada en el área con más de 25 años de experiencia en el mercado. Contamos con un amplio catálogo en dispositivos, equipos y refacciones eléctricas, al igual que proveemos asistencia a nuestros clientes en instalación, programación y configuración de equipos para un óptimo funcionamiento.

Para conocer la amplia gama transformadores que ponemos a su disposición visiten nuestro catálogo en línea. Si tienen dudas, requieren asesoría sobre nuestros productos y servicios o necesitas una cotización no duden en contactarnos desde nuestro sitio web, con gusto los atenderemos.

Publicaciones recientes

Solicita una cotización aquí

Comience a escribir y presione Enter para buscar

Banco de capacitores